dilluns, 17 de setembre de 2007

Era el petróleo, estúpidos
"Estoy triste de que sea políticamente incorrecto reconocer lo que todo el mundo sabe: la guerra de Iraq ha sido básicamente por el petróleo". [...] Lo comenta el hombre más respetado de las finanzas de Estados Unidos, Alan Greenspan, que mañana publica sus memorias y llega a esta conclusión.

Març 2003: ¿Teorías de la conspiracion?
La verdad es que yo no creo que la guerra tenga nada que ver con el negocio del petróleo.

Ai carai, i ara què farem Xavier Sala-i-Martin? Acusi'm que no he llegit bé el seu article, per exemple. O digui'm que els economistes no serveixen per predir el futur (i clar, ara estem en el futur del 2003).

No. No mantengo ninguna esperanza de convencer a los antiamericanos viscerales. Ellos “saben” que lo único que se busca con la guerra es el petróleo y ni el raciocinio ni los datos les van a hacer ver lo contrario. Lo que sí espero es que los lectores abiertos se den cuenta de que la lógica económica indica que el objetivo norteamericano no puede ser, ni única ni principalmente, el petróleo iraquí. ¿Tan descabellado es pensar que la Casa Blanca intente prevenir futuros atentados terroristas como para que uno deba recurrir a las míticas, sobadas e infundadas teorías de la conspiración?

Mmmmm.... al 2003 en Sala-i-Martin ens volia convèncer amb "números" que el que tots vèiem sense anar a la universitat, era (després de fer-te entendre que la realitat es comprensible al 100% per "números"), la recorrent, mítica, sobada, infundada "teoria de la conspiració". Uns termes, aparentment, molt poc relacionats amb "números".

És que és boníssim: "la lógica economica indica". I qui no estigui d'acord amb la lògica econòmica (que no amb ell), llavors ell diu que aquests són uns antiamericans viscerals.