dilluns, 7 de novembre de 2005

¿Y los otros? Catalunya parece sola ante la España ultra; el silencio del progresismo español es clamoroso