dilluns, 27 de març de 2006

Hijos del franquismo
Cuando Manuel Fraga disculpa obscenamente las intenciones de los últimos golpistas de 1981 (y Rajoy no le expulsa del partido inmediatamente) está dentro de la misma cultura política franquista que justifica también obscenamente que alguien defienda una idea mediante el asesinato, el secuestro y la extorsión.

És a dir, ETA i PP formen part de la cultura de la transició.