dissabte, 11 d’agost de 2007

El PP regresa al futuro
Está claro que lo de Piqué ha sido una dimisión forzada que en ningún caso puede leerse en clave electoral. Hacer estallar una crisis en vísperas electorales sólo se puede entender en clave postelectoral. Todo apunta a que la prioridad de los actuales dirigentes del PP ya no son las elecciones generales, que se les han puesto muy cuesta arriba, sino, precisamente por ello, su propia continuidad al frente del partido, y han decidido soltar los lastres necesarios, antes de que sea demasiado tarde, para afrontar en posición ventajosa la batalla por el poder interno que inevitablemente estallará después de marzo.

[...]

Así pues, Acebes y el sector más duro del PP, apoyados por los lobbies más conservadores de la derecha, de los Legionarios de Cristo a la propia FAES, optaron por encastillarse en la estrategia basada en el nacionalcatolicismo y la mística antiterrorista. Para más inri, la política desarrollada por Zapatero, más intencionada de lo que pudiera parecer, les ha ido de perlas a los halcones de la derecha para perpetuarse. El Estatut y el proceso de paz, más otras iniciativas como la ley de los matrimonios entre homosexuales o la ley de memoria histórica han suministrado argumentos a ese núcleo conservador para mantener la estrategia de la agitación permanente y el atrincheramiento que les ayuda a subsistir.

Això és interessant. Els españolistes sempre diuen que a Catalunya hi ha una casta burgesa que domina la política en contra dels interessos dels ciutadans, que no deixen que s'expressin que només serveixen a interessos propis i etc etc. I què tenim a Madrid? Uns pocs radicals de dretes matant a companys de partit perquè saben que no guanyaran les eleccions i no volen perdre el seient.

Aquí tenim un titular que podria parlar d'Acebes i Zaplana imposant la seva visió d'España davant del pròxim colapse a les eleccions generals, però no, parla dels catalans que quan no funciona l'electricitat (que es mana des de Madrid) i no funcionen els trens (també manats des de Madrid), per algun motiu estrany, pensem que deu ser culpa de Madrid.

Las señas de identidad como remedio ante el colapso