dilluns, 2 de febrer de 2009

La crisis del PP y el auge de UPyD amenazan la rentable unificación electoral del centro y la derecha que construyó Aznar a partir de 1989
la singularidad del nacimiento de UPyD reside en que parece haber sido alentada por la propia derecha sociológica. ¿Cómo? Dramatizando el debate territorial hasta convertirlo en un asunto de vida o muerte (sin duda, con la inestimable ayuda de una conducción temeraria por el Gobierno socialista). Pero ahora, cuando el PP modera su discurso territorial para reducir el rechazo de las periferias, descubre también que había activado el vértigo en un contingente de electores que podría sentirse huérfano y migrar en busca de otra oferta más rotunda. Por eso, lo peor que podía ocurrirles ahora a los populares es una exhibición de canibalismo en Madrid, la quintaesencia de España.

És que ser españolista porta mala sort.