dijous, 5 de març de 2009

Alertas nacionalistas
Es posible que los nacionalismos hayan entrado en crisis. Una crisis suave, todavía no peligrosa, pero que invita a alguna reflexión.

Ah... en Fernando Ónega... Sempre llegint la realitat com si fos cap de premsa de La Moncloa i sortís al balcó a veure quin temps fa.

No pot ser que a Galícia el duo d'esquerres hagin estat (segons he llegit) més conservadors que el PP, i els joves i de ciutat hagin votat al PP perquè volien un canvi. No pot ser que les eleccions al País Basc hagin estat condicionades perquè uns no s'han pogut presentar.

Aquests fets concrets no poden formar part de l'explicació de la realitat. L'explicació és: "[Compañeros, és] posible que los nacionalismos hayan entrado en crisis". I ens quedem tan amples. Perquè tots els terrorismes són iguals, i tots els nacionalismes també.

Aquest home té tan ficat al cap el tema dels nacionalismes que es pensa que tothom vota pensant en la pàtria. I no pot passar que algú deixi de votar a un partit perquè vegi que ho han fet malament, sinó que el votarà eternament perquè "són de los suyos". Aquest home té la mentalitat del votant del PP: l'Aznar ja podia fer el capullo, que el seguien votant.

¿Qué viene ocurriendo en Catalunya? Que ERC perdió 130.000 votos y dos escaños en el Parlament entre el 2003 y el 2006. Y en el Congreso ha pasado de ocho escaños en el 2004 a tres en el 2008, con 300.000 votos menos. Lo que pueda ocurrir en el futuro no está escrito, pero la tendencia de descenso es elocuente a fecha de hoy. Compárese con CiU, que mantiene su peso electoral desde el 2003. Perdió 100.000 votos en las últimas autonómicas y 60.000 en las generales; pero mantiene su porcentaje y representación. ¿Será que el señor Mas no ha propuesto aún ningún referéndum ni está embarcado en eso que en Madrid llaman "aventura soberanista"?

Quizá ocurra que el ciudadano empieza a rechazar propuestas de riesgo. O quizá que los nacionalismos encuentran en Madrid un gobierno más flexible. Si es eso, habrá que reconocerle el mérito a Zapatero. Cuando los más centralistas le acusaban de disgregar y partir España, resulta que la estaba uniendo más. A lo mejor, para que el nacionalismo resurja, tiene que volver el espíritu de Aznar.

Si clar, el Zapatero és moooolt flexible. Serà capaç d'estirar el finançament fins les properes eleccions nacionals, que per mi són el 2010, i per ell el 2012.

0 comments: