dilluns, 25 d’octubre de 2010

Catalunya no está ni se la espera
Es provinciano calcular la influencia catalana según el número de ministros con residencia fijada en el Principat, pero ningún observador ha obviado que Andalucía y el País Vasco sí han estado presentes en la resolución de la crisis de Gobierno. En los momentos importantes de la historia democrática española, Catalunya ha ejercido siempre un protagonismo principal. Desde la Gloriosa hasta la transición pasando por las dos Repúblicas y la Restauración. En cambio, ahora que Catalunya se encuentra en una encrucijada, ahora que el presidente de la Generalitat ha advertido que los catalanes van a tomar una decisión que marcará el futuro para una generación, ahora todas las advertencias han sido en vano. La indiferencia es total. Con Ortega, el problema catalán no tenía solución pero había que conllevarlo. Ahora el problema catalán, visto desde Madrid, simplemente no existe. Ni existe, ni preocupa, ni asusta, ni nada.

1 comments:

Ferran Porta ha dit...

Cada gest que arriba des de la capital del regne, és una empenteta més cap a un nou estatus per Catalunya. No són capaços de redreçar el camí, i no som els catalans els qui haurem d'explicar-los més en qué s'equivoquen. Ja s'ho faran.