dijous, 8 de setembre de 2011

Repsol y Catalunya, más problemas
Sacyr está en su derecho a provocar un vuelco en Repsol, instalar una nueva gestión, vender activos de la energética –en particular Gas Natural Fenosa– para cobrarse dividendos, pagar a los bancos y, por supuesto, vender su participación a Pemex según tiene acordado. Pero hay elementos de carácter estratégico –para Catalunya y para España– que permiten someter a una larga cuarentena esas intenciones. Por razones de legalidad (la intervención de la CNE parece obligada), por razones de oportunidad (la desindustrialización que podría producirse) y por razones de solvencia (la venta de Gas Natural Fenosa afectaría negativamente a Caixabank).

Madrid, la capital del funcionari, va destrossar Endesa, i ara volen Repsol. Sobretot que els catalans no tinguin res. S'estan enfonsant a ells mateixos. Seran la capital del no-res.