dilluns, 10 d’octubre de 2011

Del 15-M a la balística intercontinental
El sarcasmo es fácil. El hombre que en el desfile del 12 de Octubre del 2003 permaneció sentado ante la bandera norteamericana, acepta, sin debate previo, la instalación en territorio español del más moderno sistema balístico de la primera potencia del mundo. Hace un mes, el republicanista Zapatero activó la reforma exprés de la Constitución, mofándose de quienes le habían dado apoyo en el Parlamento en horas díficiles. (Esos pérfidos nacionalistas catalanes que ahora, extraviados también ellos en un raro bucle, se mofan de los andaluces, recortan a destajo y se lo gastan todo en Aromas de Montserrat y promoción del catalán).