dimarts, 3 d’abril de 2012

"En el 2020 y con hidrógeno: de aquí a Sydney en cuatro horas"
El progreso tecnológico siempre depende del político. Aunque parezca que no avanzamos en prestaciones, porque la tecnología "no ha llegado hasta ese punto", es al contrario: la tecnología avanza hasta donde quiere el político y a la velocidad que él decide. Por eso, deberíamos elegir a políticos comprometidos con una Europa fuerte y unida, decidida a progresar y a no contaminar. Y frenaríamos el cambio climático.