dimecres, 26 de setembre de 2012

La Contra: Daniel Cohn-Bendit
Si en Catalunya hubiera un refrendo masivo a favor de un Estado propio, la UE no tendría más remedio que admitirla como Estado. Y punto. Pero esa no es la cuestión.

¿Cuál es la cuestión?
Que el día después de la independencia, los catalanes tendrían los mismos problemas que el día antes.

¿Por qué?
Porque la derecha catalana que les gobierna no es mejor que la española: muy ineficiente, por cierto. Y así les va a ustedes.
Doncs mira, jo penso que tots els alemanys són tontos.