diumenge, 30 d’octubre de 2011

Italia, la última trinchera del euro
creer que la intervención del Estado es saludable, que el gasto público es la salvación para el empleo y para el desarrollo, pero ahora descubrimos que es precisamente eso lo que nos ha llevado al borde del precipicio"

I ens ha passat perquè Xina no té Estat i empreses per separat, i no han jugat al mateix joc que estàvem jugant nosaltres.